Días de Mariposa Final

Todo tiene un final, gracias por tomarse el tiempo de disfrutar este humilde trabajo, me tomó un tiempo conciderable poder escribirlo, y con que les haya gustado al menos un poco, ya es suficiente para mi. 

«Días de Mariposa» es una novela corta en la que estuve trabajando hace ya un tiempo, la estuve  publicando en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

Último día de la mariposa

Tras unas horas de recorrer el oscuro bosque el cuerpo de Juan comenzó a debilitarse haciéndole perder el control del coche y fue así que detuvo la marcha sin poder impedirlo tras chocar contra unos troncos podridos. Tomó el frasco de la mariposa que ya no se movía y se bajó del auto, con la visión borrosa caminó unos metros débilmente, este era su último esfuerzo, ya podía sentir a la muerte cerca de él.

-¡¿Dónde estás?!¡Sal y quítame esta maldición, al menos ten el coraje de enfrentarme! –gritó ya muy cansado Juan.

Podía escuchar como en un sueño las sirenas de la policía y la ambulancia acercándose hacia él. Intentó correr un poco pero al estar muy débil tropezó e hizo caer el frasco al piso rompiéndose en pedazos. Entonces se arrodilló y lloró como nunca antes lo había hecho; con sus manos cortadas y sangrando tomó al insecto que ya no se movía y simplemente esperó el momento en el que ya no hubiera nada más.

 Entre lágrimas que caían sobre la mariposa que yacía muerta en sus manos ensangrentadas poco a poco fue entregándose a su final cayendo sin fuerzas hacia adelante, borrosamente pudo ver unos brazos que lo sujetaban haciéndole sentir en paz como nunca antes se había sentido.

“Estaré en el cielo y un ángel me ha tomado” pensó Juan, luego muy despacio comenzó a escuchar una dulce voz muy cerca del oído.

-Tranquilo  Juan, calma que estarás bien, no dejaré que nada malo te pase, yo te cuidaré.

Juan abrió los ojos y el aire que había salido por su boca retornó a él produciéndole ganas de gritar.

-¡Valentina! ¿Sos vos? –dijo muy fuerte  y temblando.

-Sí soy yo mi apreciado amor –acariciándole la cabeza le contestó la enfermera –tranquilo que a partir de ahora no te abandonaré.

-Gracias por salvarme -le dijo juan tomándole la mano.

-Ahora levántate y vamos –le respondió la muchacha con voz muy tranquila.

Dejó la mariposa muerta en el suelo y lentamente fue caminando abrazado por Valentina hacia la ambulancia, había renacido y su corazón latía sanamente a esta nueva vida que le abría las puertas.

  Se subió al coche y unos momentos después el vehículo arrancó; luego, horas después, la  policía remolcó el auto chocado y se marchó también del lugar.

Era ya la medianoche en el bosque, las ranas y los grillos hacían su orquesta habitual cuando apareció una fuerte ventisca y en un remolino levantó a la mariposa muerta haciéndola girar varias veces, luego mágicamente comenzó a mover sus alas recobrando la vida y, ante los animales que hicieron silencio respetuosamente por unos instantes, fue volando hasta posarse en la mano de la diosa de la primavera que se encontraba en la parte más profunda del bosque.

-Has cumplido con tu misión y has convertido a un gusano en una bella mariposa, por eso has sido revivida, ahora eres libre también –dijo y soltó a la mariposa que volando se perdió en el firmamento nocturno.

El pequeño insecto comenzaba una nueva vida habiéndose convertido en una nueva especie de mariposa y en la más hermosa de todas, gracias a que había redimido los pecados del corazón de Juan Cortés.

 Ese es el poder de la primavera.

—-FIN—-

2 comentarios sobre “Días de Mariposa Final

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s