Los niños del futuro 12

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. El teatro de los sueños…

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

El lugar de juego

Los autos iban y venían, algunos estacionaban, otros solo dejaban a sus niños dentro de la escuela para después largarse del lugar a toda velocidad.

-¿Señor, le cuido el auto?- le dijo el gordo a un hombre de traje que, rápidamente tomándole la mano a una niña, se bajaba de su vehículo para dejar a la menor en el establecimiento educativo.

-Bueno, a la vuelta te doy algo.

Así fue que el hombre unos minutos después volvió, se subió a su auto, abrió un poco la ventanilla para darle unas moneditas al gordo; luego sin decir una palabra, cerró  la ventanilla y se marchó velozmente.

El pequeño fue y se sentó en un muro en donde también estaba el Cabezón con Carlitos y juntos observaban como los niños de guardapolvo blanco ingresaban a la escuela.

-¿Será lindo?- dijo el Cabezón.

-¿Lindo qué?- le preguntó el Gordo.

-Si será lindo ir a la escuela, usar esas ropas blancas y llevar mochilas llenas de cuadernos y libros con dibujitos.

-Na, tenés que ser cheto para ir a la escuela y tenés que ser medio maricón- le respondió el Gordo.

-No sé, a mí me gustaría- concluyó el Cabezón y finalmente dijo riendo- antes que estar acá cuidando autos.

En ese momento llegaron la Pulga y el Rata quienes se sentaron junto a ellos.

Durante el transcurso de aquel día vieron que una joven maestra venía caminando y entraba sola a la institución educativa.

-Viste Pulga- le dijo el Rata al oído- esa chica siempre viene y se va sola, yo sé porque mi hermano la estaba espiando. Cuando ella salga vos la seguís y cuando nadie te vea, le apuntas con el arma para que te dé la cartera.

Un plan aparentemente premeditado para un chico tan pequeño, pero en realidad esto era lo que tenía planeado hacer su hermano, y al escucharlo una vez que el muchacho hablaba con sus amigos esta idea se le había quedado grabada en la cabeza; ahora el repetía aquellas palabras con gran naturalidad, como si se tratara de un evento de mucha simpleza.

Las agujas del reloj continuaron su andar, así fue que ya era de tarde y a excepción de la Pulga y Carlitos que seguían sentados en el muro esperando, los otros pequeños se habían marchado a sus hogares. La Pulga estaba muy nervioso, con la mochila entre sus piernas a cada rato se rascaba la cabeza muy fuertemente. Carlitos se dio cuenta que algo raro le estaba pasando y por eso fue que decidió quedarse un rato más para poder hablar con él.

-¿Pulga estás bien?- le pregunto Carlitos.

-Sí, sí, no pasa nada, solo que tengo que hacer algo, nada más.

-Tal vez no tendrías que hacer lo que estás por hacer- le dijo Carlitos al prever que no era algo bueno.

-No te hagas problema, no pasa nada- le dijo la Pulga mostrándole una pequeña sonrisa nerviosa.

-Bueno ¿Sabés qué? Cuando termines de hacer lo que estás por hacer nos encontramos en el escondite secreto ¿Está bien?

-Nos encontramos ahí- le respondió la Pulga, un poco aliviado por la propuesta de su amigo.

Entonces Carlitos, tras hacer un saludo de manos, se fue del lugar dejando a la Pulga solo y este quedó esperando el momento para cometer su golpe, un golpe que era de aquellos golpes que una vez que se dan, dejan una marca que ya no se puede borrar.

Continuará…

Los niños del futuro 7

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. 

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

Los festejos

“Cada treinta minutos con la información” se escuchaba en la radio “Violenta ola de asaltos en el centro de la ciudad, que ha dejado un saldo de cinco detenidos y un delincuente muerto. También, entre otras noticias, una nueva empresa es declarada en quiebra; los trabajadores deciden hacer una protesta y amenazan con cortar las calles para impedir los despidos. En media hora volvemos con más noticias.”

-¡Pero qué bárbaro!- dijo la señora mientras hacía entrar la ropa ante la inminente lluvia.

-Hola má- dijo la pulga abriendo la puerta de un empujón y entrando a la casilla con sus amigos.

-Hola mi corazón ¡¿Qué hacen todos sucios así?! ¡Otra vez jodiendo con la pelota che!

-¿Má podemos mirar la tele un rato?- le preguntó el niño ignorando totalmente el reto de su mamá.

-Pero, mirá como llueve, puede caer un rayo y…- le dijo su madre, que al verlos tan ilusionados por mirar los dibujitos, se enterneció y cambió de parecer- bueno, pero primero les voy a preparar un rico mate cocido con tarta frita ¿Quieren?

 -¡Sí!- gritaron los pequeños con alegría.

La mujer se dio vuelta y encendió el televisor, luego caminó unos pasos detrás de este aparato en donde tenía una pequeña garrafa con una hornalla y la encendió para calentar una pava de agua. De aquel viejo aparador que fuera regalo de su madre antes de irse de su casa sacó el frasco de yerba, que para su mala suerte yacía vacío; entonces tomó una toalla que puso sobre su cabeza y saliendo en la lluvia fue a la casa de su vecina para pedirle que le prestara un poco.

-Hola vecina ¿Cómo le va? ¿No tendría un poco de yerba para prestarme?

-Otra vez pidiendo ¡¿Qué nunca tenés nada vos?!

-Es que es para los chicos, quiero prepararles un mate cocido- le respondió la madre de la pulga mirando hacia abajo.

-Bueno tomá, pero no podés seguir así pidiendo todo el tiempo, yo también apenas tengo para mí.

La vecina le dio en una bolsita un poco de yerba a la señora quien volvió a su casa con algunas lágrimas en sus ojos, las cuales creyó poder disimular con las gotas de la lluvia. Sacó las tasas y siguió preparando el mate cocido.

La señora preparó dos grandes tasas para que compartan los chicos, luego con un poco de harina amasó y puso a fritar la tarta frita que luego repartió entre los pequeños que no paraban de reírse ante las alocadas caricaturas “la risa de los niños es algo que levanta el ánimo” pensó y después vio que la vecina que le había prestado la yerba, sonriendo le hacía señas mostrándole su pava, invitándole a tomar unos mates; para no traicionar a su costumbre de todas las tardes y en donde pensaban en alguna solución a la constante crisis que los golpeaba.

-Soñando el pobre cumple sus anhelos- le dijo recibiéndole con un mate cebado.

 -Así es mi querida vecina- le respondió esta tras haberle dado un buen sorbo al agua caliente recién cargada.

El televisor blanco y negro, tras unas interferencias, dejó ver los dibujitos animados y aunque los otros niños se habían puesto muy contentos, ya que les gustaba mucho ver la eterna y divertida persecución que tenía el gato sobre el ratón, la pulga no podía esconder su tristeza al ver, a pesar de su corta edad, que a su madre le era muy difícil llevar su hogar adelante; por esto era que él todos los días salía a la calle a vender mentitas, para tratar de ayudar un poco en su casa.

…continuará.

Los niños del futuro 6

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. «Final infartante.»

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

 “Ya se ha cumplido el tiempo reglamentario, en cualquier momento esto se termina, pero ¿Habrá rato para una más? Desde su área la lleva el rata que pasa la mitad de la cancha y la va a pasar ¡Faul! Tiro libre para la Argentina, ahora suben todos a buscar el empate milagroso.”

-¡He tiempo! ¡Terminá el partido!- gritaban del otro lado de la cancha.

-¡Dejá que patee!- le dijo el hermano del rata.

“Le va a pegar el gordo Cabral, todos están en el área buscando el empate. Patea rastrero, un busca pie que rebota en la pierna de un defensor, le queda para la pulga que dispara, el arquero da un rebote corto, arremete el cabezón Benítez que la empuja forcejeando entre golpes con lo último que tiene ¡Gol! ¡Goool de Argentina! ¡El partido ahora está 2 a 2!”

-¡Gooool! ¡Tomá para vos puto!- tomándose los genitales le gritaba uno de los hermanos del  rata a la tribuna rival.

-¡He hijo de puta! ¡¿Por qué no terminaste el partido?!- se escuchaba el grito de protesta enardecido desde el otro lado de la cancha.

-Tranquilos muchachos, el que hace el gol gana- dijo riéndose el borracho.

“Clima tenso en el estadio, las tribunas están enloquecidas, esto podría no terminar bien ya que las medidas de seguridad no dan garantías. ¡El partido se define por el gol de oro, el primero en anotar será el campeón del mundo!”

“Saca del medio Carlitos, que se la pasa a la pulga y va a buscar el centro, la pulga que la recibe y es fauleado terriblemente, pero se levanta y sigue adelantando la pelota.”

 El balón entre las imperfecciones propias de la cancha de tierra fue picando sin poder ser controlada por el defensor, que erró la patada cayéndose al suelo.

“Pifia del defensor que es aprovechada por la pulga, que tira el centro para Carlitos, el cabezazo ¡Gol! ¡Goool de la Argentina! ¡Argentina es el nuevo campeón del mundo! ¡El plantel muy alegre va a festejar junto a su hinchada, ante la tristeza y bronca del equipo rival, una final que nunca olvidarán!”

  Los niños muy contentos fueron a festejar con los hermanos del rata este gran triunfo, cuando de repente, voló una botella desde el otro lado de la cancha que explotó en pedazos cerca de donde estaba ellos.

-¡Hijos de puta! ¡Nos robaron el partido!

-¡Andá a cagar vos! ¡Quien les mandó a ser tan perros!

Dos jóvenes de entre 17 y 19 años, uno por cada lado, se acercaron al centro del campo.

-¡¿Qué te pasa a vos?! ¡¿Querés que te cague a trompadas?!

-¡¿Qué vos creés que te tengo miedo?! ¡Probá tu suerte putita!

Los jóvenes muy enardecidos comenzaron a empujarse, sin dejar de mirarse fijamente el uno al otro; hasta que finalmente uno de los dos lanzó el primer golpe, y tras ese primer golpe las dos hinchadas saltaron al campo de juego para entrelazarse en una pelea, la dignidad y el honor del pasillo que antes fue defendida por los más pequeños en un partido de futbol ahora era asunto de los más grandes que trataban de imponerse mediante la fuerza.

La lluvia se hacía presente en la batalla y los niños que eran espectadores de la pelea prefirieron marcharse del lugar para no recibir más tarde un castigo por parte de sus madres cuando los encontrasen, aparte de lastimados, con la ropa toda teñida de barro.

-Vamos a tu casa pulga- dijo el gordo.

-Vamos, si, a mirar dibujitos un rato- este le respondió.

.continuará.

Los niños del futuro 5

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. ¿Se dará el milagro?

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

 “El árbitro ha pitado el fin de la primera etapa, los jugadores argentinos se van al vestuario, muy preocupados, para idear como harán para dar vuelta este resultado que, por ahora, le está negando la gloria.”

-¡Gordo despertate!- dijo el rata.

-¡¿Qué?! ¡Si vos no le saliste!- le respondió el gordo.

-¡El gordo tiene razón, no tenés que dejar que patee!- dijo la pulga.

-¡¿Qué decís vos?! ¡Sí no pasaste más rápido en el  primer gol!- le dijo el cabezón.

-¡Bueno, ya está, no importa! ¡Ni bien mueven, salimos a marcar con todo, dale que lo damos vuelta!- les dijo con confianza Carlitos.

  “Los equipos ya están dispuestos en el campo de juego para comenzar el segundo tiempo; Michael Owen que la pasa para David Bekham, que la tiene y hace la pausa, tira el centro para Owen que la fue a buscar, cabezazo ¡El arquero!”

“Se salvó Argentina gracias a una gran volada de su arquero que impidió el 3 a 0, un resultado que le resultaría casi imposible de remontar.”

-¿Cómo va el partido?- le preguntó uno de los hermanos del rata a el hombre que controlaba el tiempo, el joven junto con sus otros hermanos decidieron ir a ver el encuentro.

-2 a 0 ganan los del pasillo 5.

-¡Pero la puta madre che! ¡A ver si ponen huevos!- con euforia enseguida gritó.

-¡Que van a poner huevos si son pechos fríos igual que ustedes!-le respondió del otro lado de la cancha uno de los hermanos mayores de los chicos del otro pasillo.

“Centro de David Beckham… a las manos del arquero que sale rápido en la contra con la pulga Leonel Mercado; la lleva atada al pie, amaga a uno, pasa a otro, pasala que está solo Carlitos, patea al arco ¡Gol! ¡Goool de Argentina! ¡Que se quiere acercar en el resultado, el partido ahora está Inglaterra 2 Argentina 1!”

“Así es, tras haberla recuperado el arquero se la dio rápido a la pulga que tras haber pasado a dos marcadores se decidió patear al arco en vez de tirar el centro para Carlitos y de un violento derechazo que logró tumbar el poste, clavó el 1-2.”

-¡Tiempo!

-¡Adicioná el tiempo perdido he!- le dijo el hermano del rata al borracho mientras los chicos ataban con un trapo el travesaño de tacuara al palo que se había caído.

-¿Cómo? Sí, no hay problema- dijo el hombre que controlaba el reloj y luego tomó un trago profundo a su bebida alcohólica como los que pocos mortales pueden soportar.

“El encuentro se reanuda y la pelota es toda de Inglaterra que tiene el control del partido y va al ataque en busca de otro gol que le dé más tranquilidad en el resultado.”

-Che, ya se cumplió el tiempo, terminálo- le dijo el compañero de tragos al hombre que tenía el reloj.

-¡No, pará! ¡Tenés que adicionar, acordáte los minutos que estuvo parado el juego cuando se rompió el arco!- le dijo el hermano del rata.

-Tenés razón che, no me acuerdo cuanto era, que jueguen un rato más.

…continuará.

Los niños del futuro 4

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. Boca – River, Barcelona – Real Madrid, son juego de niños al frente de este clásico.

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

 “Buenas tardes a todos, señoras y señores bienvenidos al encuentro más trascendental de la temporada. El destino ha querido que, nada menos que en la final del mundial, se enfrenten Argentina a la poderosa Inglaterra; en lo que será uno de los encuentros más recordados de la historia.”

 “Así es, con un marco imponente que nos acompaña, estos serán los que representarán a la selección Argentina en este cotejo:”

“En el arco “el gordo” Mauro Cabral, 7 años; primer central “el cabezón” Damián Benítez, 8 años; segundo central “el rata” Luis Villarreal, 7 años; en la delantera tenemos a “la pulga” Leonel Mercado, 6 años; y finalmente con la nueve “Carlitos” Carlos Fabián Sotomayor, de 9 años.”

    “Gran tensión en el estadio, los cohetes ensordecen y los papelitos tapan toda la cancha; los delanteros argentinos están en el centro del campo esperando la orden del árbitro.”

Uno de los borrachos hizo un gesto levantando la mano para luego meterse dos dedos en la boca y silbar.

“Y arrancó el partido, Carlitos se la pasa a la pulga que quiere hacer la pausa pero ¡Terrible falta! ¡¿Pero qué el árbitro no vio nada?!”

La falta fue cometida por un chico que era más grande que los demás, de unos 12 años, quien de una patada hizo volar a la pulga y después de un fuerte zapatazo clavó el uno a cero al otro palo del arquero, que estaba distraído abrazado al poste. 

“Goool de Inglaterra; el delantero, tras una falta que el árbitro decidió no ver y aprovechando la distracción del arquero, con un fuerte derechazo anota para poner al equipo británico 1 a 0 sobre la Argentina.”

-¡Dale despertate Gordo!- le dijo el cabezón, refunfuñando.

-Perdón- dijo el gordo riendo y rascándose la cabeza- atajo otro.

“El partido continua, aún falta mucho, va a mover la Argentina que pierde uno a cero. Carlitos nuevamente sale con la pulga que esta vez amaga ante su corpulento marcador, pasa uno, dos, centro para Carlitos ¡El arquero!”

-¡Dale que empatamo!- arengaba a sus compañeros el cabezón.

“Sale la contra de Inglaterra, tocando con precisión con el moreno Campbell, que la pasa para Owen, esquiva la marca, sale el arquero, patea ¡Gooool!”

“Gran gol de Inglaterra, Michael Owen tras haber pasado la marca a gran velocidad del cabezón Benítez y luego con un disparo certero que pasó entre las piernas del arquero, marca el 2 a 0 para la alegría de los británicos presentes.”

Al costado de la cancha estaban los hermanos mayores de los chicos del pasillo contrario  alentándolos.

-¿Che cuanto ya pasó?- le preguntó uno de los borrachos al otro.

-No, no sé; parale por si las dudas.

 -¡Tiempo! ¡Terminó el primer tiempo!

-¡¿Qué?! ¡¿Tan pronto?!- gritó a pulga.

…continuará.

Los niños del futuro 3

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable. A prepararse, que el partido está por comenzar.

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

El encuentro

Los equipos ya se encontraban en el campo de juego, uno en cada lado de la cancha esperando el comienzo del cotejo; mientras los capitanes arreglaban las condiciones del encuentro.

-¡Pan!

-¡Queso!

-¡Pan!

-¡Queso! ¡Listo, nosotros nos quedamos de este lado!

-Bueno, 2 tiempos de veinte minutos. Pero ¿Quién controla?

Al costado de la canchita había dos sujetos, muy pasados de alcohol, deleitándose entre risas con un vino en caja de cartón, sentados en un montículo de tierra.

-¿Pueden controlar ustedes?- se acercó Carlitos a los borrachos para pedírselo.

-Bueno, está bien- miró su reloj que no paraba de moverse- métanle nomás.

Luego de resolver el horario del partido, Carlitos volvió para hablar con su equipo e hizo la pregunta de la cual todos huyen.

-¿Quién ataja? Último- dijo apresurado Carlitos.

-Ante- dijo la pulga.

-Ante penúltimo- le siguió el cabezón.

-Ante ante penúltimo- dijo el gordo tratando de no ser el último en contestar.

-Ah, eso no vale- dijo el rata- yo soy el más bajito, yo no puedo atajar, atajá gordo.

-Dale atajá gordo- dijo también el cabezón.

-Les dije que no iba a atajar.

-Dale, un gol nomás y después hacemos cambio- le dijo la pulga.

-Está bien atajo, pero solo porque es desafío- contestó el gordo haciendo berrinches mientras se dirigía al arco.

  Todo estaba listo para el encuentro, el partido más  importante del año está a punto de comenzar. Aunque para algunos es un partido de barrio más, el hecho de que la imaginación sea infinita lo puede transformar en un evento de inigualables características.

…continuará.

Los niños del futuro 2

«Los niños del Futuro» es una historia que escribí en mi adolescencia y que años después la mejoré para que su lectura sea más agradable, aquí va la segunda parte.

La voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

-No, no sé. Es que no vendí ninguno todavía- le respondió el niño.

-Dale que es desafío contra los del otro pasillo.

-Bueno, está bien, vamos- respondió el pequeño con reticencia para luego ir a buscar al siguiente jugador.

-¡Gordo! ¡Goordo!- gritaban los pequeños en una ventana- ¡Gordo salí, vamos a jugar al fulbo!

-¡Dale que vos sos el alma del equipo!- dijo el cabezón.

-¡No quiero!- se escuchó desde la ventana.

-He ¿Por qué? Dale vení.

-¡No, siempre tengo que atajar y nunca juego, así yo no quiero!

-No vas a atajar, dale que te necesitamos que es desafío contra los del otro pasillo.

-Está bien, así si voy- respondió el gordo con una sonrisa en el rostro, ya que por su condición física, como tan bien por sus grandes dotes de arquero, era siempre el ideal para cubrir la portería, más allá de que estaba cansado de jugar en esa posición.

Solo faltaba uno para completar la selección y este era el rata que estaba con un grupo de adolescentes, escuchando un rock popular argentino a todo volumen y fumando al frente de su casa.

-Pero está con los pesados de sus hermanos- dijo uno de los pequeños.

-¡Andá vos!

-¡No andá vos!- peleaban entre sí los niños.

-Andá cabezón que a vos te conocen mejor.

-Bueno, está bien.

Cruzando entre la bici donde estaba recostado un joven, y un cajón de cerveza vacío en donde estaba sentado otro, iba el cabezón en busca de su amigo el rata.

-¿Qué hace la nenita? ¿Viene a jugar a las muñecas?- le dijo uno de los jóvenes tirándole el humo de su cigarrillo en la cara.

-Vine a buscar al rata, es que tenemos partido desafío con los del otro pasillo.

-¡Rata vení! ¡Caminá más rápido!- le decía uno de los muchachos al pequeño mientras lo traía dándole golpes en la cabeza- Dale que tenés que defender el honor de nuestro pasillo ante esos idiotas. A ver si les ganan de una vez que a ellos siempre les ganamos.

 Una vez que todo el equipo estaba reunido se dirigieron a la canchita del barrio, para esperar al equipo rival.

…continuará.

La visión del anciano

-¿Sabés que?- me miró a los ojos el flaco anciano- yo soy catequista, y una vez estando en un congreso en Buenos Aires tuve una visión- me decía y abría los brazos y las manos.

-¿A si?- le respondí mientras atendía a un cliente en el local- ¿Y que vió?

-Bueno, había una vaca escuálida y monstruosa sobre un monte y abajo un bañado, la cuestión es que la vaca monstruosa bajó corriendo y destruyó todo a su paso; eso fue lo que ví.- me dijo aquel hombre, con el cual habíamos tenido una conversación cuatro años antes.

-Si, es que hay cosas que ya vimos- le dije, y agregué algunas fechas de acontecimientos del pasado en nuestra región- lo importante es que la gente haya aprendido la lección para no cometer los mismos errores.

-Ves, cada uno tiene un don y ¿Sabés cual es el tuyo?- me decía mientras me tomaba el brazo- el tuyo es el del discernimiento, porque te das cuenta de las cosas que otros no se dan cuenta. En los ejércitos antiguos había pocos hombres que tenían ese don, y se los usaba para convencer a los soldados. Tenés un gran don.

Me quedé en silencio cuando me lo dijo, no lo miré y traté de no mostrar sentimiento alguno.

-Yo lo que hago hoy por hoy es trabajar en el sentido común, porque ellos dicen cosas en contra nuestra como si fueran cosas que fueran producto de la naturaleza, y la gente se lo cree porque es lo que llaman «normal», asi que hago la «batalla cultural» para cambiar ciertos paradigmas.- le respondí

El anciano me sorió, aceptando mi labor.

-Bueno me tengo que ir, chau, suerte- me dijo y se retiró del local.

Me faltó contarle porque hago la batalla cultural, porque mansamente trato de convencer a otros, es porque para mí lo inevitable de las profecías no son tal, estamos aquí y debemos actuar para vivir mejor y ser felices; además yo también tuve un mensaje en un sueño, una situación que al menos me obliga a luchar para que no suceda, el sueño era el siguiente:

Estaba hablando con aquel sujeto que supuestamente debería guiarnos para vivir mejor, le decía «¿Por que hacés eso? ¡Vos tenés que ayudarnos!» «¿No ves que lo que nos hacés en contra no sirve para nada y al final a vos tampoco?»

La cuestión es que mientras hablaba con ese personaje me miraba con los ojos llenos de odio, y sonriendo con maldad me hincaba un cuchillo en el estomago.

Fin.

Días de Mariposa (completo)

Hola mis amigos, a continuación les dejo los links ordenados de mi novela corta «Días de Mariposa» para que les sea mas fácil su lectura. Saludos a todos…

Días de Mariposa 1: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/05/28/dias-de-mariposa-1/

Días de Mariposa 2: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/06/04/dias-de-mariposa-2/

Días de Mariposa 3: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/06/11/dias-de-mariposa-3/

Días de Mariposa 4: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/06/18/dias-de-mariposa-4/

Días de Mariposa 5: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/06/25/dias-de-mariposa-5/

Días de Mariposa 6: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/07/02/dias-de-mariposa-6/

Días de Mariposa 7: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/07/09/dias-de-mariposa-7/

Días de Mariposa 8: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/07/16/dias-de-mariposa-8/

Días de Mariposa 9: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/07/23/dias-de-mariposa-9/

Días de Mariposa 10: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/07/30/dias-de-mariposa-10/

Días de Mariposa 11: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/08/06/dias-de-mariposa-11/

Días de Mariposa 12: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/08/13/dias-de-mariposa-12/

Días de Mariposa 13: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/08/20/dias-de-mariposa-13/

Días de Mariposa 14: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/08/27/dias-de-mariposa-14/

Días de Mariposa 15: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/09/10/dias-de-mariposa-15/

Días de Mariposa 16: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/09/17/dias-de-mariposa-16/

Días de Mariposa 17: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/09/24/dias-de-mariposa-17/

Días de Mariposa 18: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/10/01/dias-de-mariposa-18/

Días de Mariposa Final: https://mytussdiegorelatos.home.blog/2019/10/08/dias-de-mariposa-final/

Días de Mariposa Final

Todo tiene un final, gracias por tomarse el tiempo de disfrutar este humilde trabajo, me tomó un tiempo conciderable poder escribirlo, y con que les haya gustado al menos un poco, ya es suficiente para mi. 

«Días de Mariposa» es una novela corta en la que estuve trabajando hace ya un tiempo, la estuve  publicando en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

Último día de la mariposa

Tras unas horas de recorrer el oscuro bosque el cuerpo de Juan comenzó a debilitarse haciéndole perder el control del coche y fue así que detuvo la marcha sin poder impedirlo tras chocar contra unos troncos podridos. Tomó el frasco de la mariposa que ya no se movía y se bajó del auto, con la visión borrosa caminó unos metros débilmente, este era su último esfuerzo, ya podía sentir a la muerte cerca de él.

-¡¿Dónde estás?!¡Sal y quítame esta maldición, al menos ten el coraje de enfrentarme! –gritó ya muy cansado Juan.

Podía escuchar como en un sueño las sirenas de la policía y la ambulancia acercándose hacia él. Intentó correr un poco pero al estar muy débil tropezó e hizo caer el frasco al piso rompiéndose en pedazos. Entonces se arrodilló y lloró como nunca antes lo había hecho; con sus manos cortadas y sangrando tomó al insecto que ya no se movía y simplemente esperó el momento en el que ya no hubiera nada más.

 Entre lágrimas que caían sobre la mariposa que yacía muerta en sus manos ensangrentadas poco a poco fue entregándose a su final cayendo sin fuerzas hacia adelante, borrosamente pudo ver unos brazos que lo sujetaban haciéndole sentir en paz como nunca antes se había sentido.

“Estaré en el cielo y un ángel me ha tomado” pensó Juan, luego muy despacio comenzó a escuchar una dulce voz muy cerca del oído.

-Tranquilo  Juan, calma que estarás bien, no dejaré que nada malo te pase, yo te cuidaré.

Juan abrió los ojos y el aire que había salido por su boca retornó a él produciéndole ganas de gritar.

-¡Valentina! ¿Sos vos? –dijo muy fuerte  y temblando.

-Sí soy yo mi apreciado amor –acariciándole la cabeza le contestó la enfermera –tranquilo que a partir de ahora no te abandonaré.

-Gracias por salvarme -le dijo juan tomándole la mano.

-Ahora levántate y vamos –le respondió la muchacha con voz muy tranquila.

Dejó la mariposa muerta en el suelo y lentamente fue caminando abrazado por Valentina hacia la ambulancia, había renacido y su corazón latía sanamente a esta nueva vida que le abría las puertas.

  Se subió al coche y unos momentos después el vehículo arrancó; luego, horas después, la  policía remolcó el auto chocado y se marchó también del lugar.

Era ya la medianoche en el bosque, las ranas y los grillos hacían su orquesta habitual cuando apareció una fuerte ventisca y en un remolino levantó a la mariposa muerta haciéndola girar varias veces, luego mágicamente comenzó a mover sus alas recobrando la vida y, ante los animales que hicieron silencio respetuosamente por unos instantes, fue volando hasta posarse en la mano de la diosa de la primavera que se encontraba en la parte más profunda del bosque.

-Has cumplido con tu misión y has convertido a un gusano en una bella mariposa, por eso has sido revivida, ahora eres libre también –dijo y soltó a la mariposa que volando se perdió en el firmamento nocturno.

El pequeño insecto comenzaba una nueva vida habiéndose convertido en una nueva especie de mariposa y en la más hermosa de todas, gracias a que había redimido los pecados del corazón de Juan Cortés.

 Ese es el poder de la primavera.

—-FIN—-