Días de Mariposa 2

«Días de Mariposa» es una novela corta en la que estuve trabajando hace ya un tiempo, la voy a publicar en pequeñas partes todos los martes a las 18hs hora Argentina, 23hs hora de España, 17hs Miami.

Espero que la disfruten:

Leandro se levantó y, a duras penas después de estirar las piernas, junto con José ayudaron a Martin a ponerse en pie, luego se podría decir que lo tiraron en el asiento de atrás donde también se sentó Leandro, mientras José fue al asiento del acompañante del conductor, entonces Juan al ver que ya estaban todos dentro del auto puso primera para después alejarse rápidamente de la ciudad.

-Espero que no me vomite- dijo Leandro mientras veía a Martin roncar y se desprendía el primer botón de su camisa roja de seda para darse un poco de aire- por cierto ¿Dónde es la fiesta?

-Es en una quinta a unos 20 kilómetros de la ciudad, cerca del río, acá tengo el folleto con el mapa- dijo José y sacó un papel de su bolsillo.

-A ver- dijo Juan luego de sacarle el papel de la mano a José y después le habló con cierta desconfianza- pero ¿Cómo sabes que no es un engaño? Por ahí llegamos allá y nos roban todo lo que tenemos.

-No, una mujer tan hermosa no hubiese tenido este folleto- respondió José mientras prendía un cigarrillo- vi a esa bella mujer salir de la casa del niño rico de la calle 52 mientras yo repartía el correo, salió apurada y antes de subirse a un auto deportivo de color negro se le cayó este papel. Pensé en hacerle señas para devolvérselo pero me pareció que era un simple folleto con alguna publicidad, luego lo leí y aquí estamos.

-Hey- dijo Juan apuntándole con el dedo a José- cuidado con las cenizas. No quiero que me dañes el auto.

-¡Ese niño rico si que sabe de fiestas raras!- dijo Leandro mientras empujaba al durmiente Martin- aunque la verdad no es una persona con la que me juntara.

-La verdad tu no te juntas con nadie- dijo Juan tras salir de la ruta asfaltada y meterse en un oscuro camino de tierra- apenas nosotros te aguantamos, amigo.

El camino estaba rodeado de árboles y las luces del auto alumbraban a los bichitos voladores que se cruzaban delante, todo era silencio y  no parecía que hubiese una fiesta en kilómetros, Juan comenzó a impacientarse  hasta que  los arboles del camino comenzaron a verse arqueados mientras avanzaban y las hojas de estos tapaban la visión de lo que tenían adelante. Tras pasar ese camino de repente se escuchó la música de una fiesta y, delante de ellos, se dejaba ver una gran casa quinta, con el portón abierto sin nadie que vigilara los autos que ingresaban.

-Menos mal, sino eras hombre muerto- le dijo Juan a José mientras estacionaba el auto- Lea despierta a Martin.

Leandro, haciendo caso del pedido de Juan, le propinó un golpe en la cabeza a Martin que le hizo reaccionar al instante y este confundido reaccionó de manera violenta.

-¡Para, tranquilizante!- le decía Leandro- Soy yo Lea.

Martin volvió en sí y sonrió, luego de soltar el cuello de su acompañante bajó del auto y estiró los músculos.

-Nos vas a dejar mal parados a todos- le dijo José a Martin.

-Si, al menos espera por lo menos que disfrutemos de esta noche. Por cierto- dijo Leandro analizando el lugar- ¿Entramos a la casa así sin más? Ni siquiera estábamos invitados.

Por las ventanas de la gran casa quinta se podía ver a mucha gente en un ambiente de fiesta, algunas sentadas y charlando, otras tomando un trago y otras bailando; pero todas las personas tenían algo en común, todas ellas rebosaban de una elegancia que hacía notar su elevada posición económica, casi se podría decir que estaban vestidos como si fueran de otra época.

-Me parece que mejor nos volvemos- dijo José al mirar su desgastado jean.

-Ya estamos aquí- dijo el gordo Martin, y antes que sus amigos reaccionarán abrió la puerta de la casa quinta como si fuera la puerta de su pequeño departamento.

Tras esta había una sala con elegantes muebles antiguos y un pasillo que conectaba con un jardín trasero, en donde se encontraba el tumulto de personas bailando y bebiendo; ya estaban en la fiesta, ya nadie los podía sacar.

continuará…

3 comentarios sobre “Días de Mariposa 2

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s